¿Hiperpadres? No, gracias

La sobre protección de los llamados “padres helicóptero”  limita la responsabilidad, autonomía y la capacidad de superación de nuestros hijos.