Una oportunidad de igualdad

La educación diferenciada, lejos de discriminar a ambos sexos, sitúa a los escolares en igualdad de condiciones ante su futuro académico y laboral.