Carácter a fuego lento

La educación del carácter propio y el de nuestros hijos tiene una receta que nunca falla: paciencia y cariño. A fuego lento desde el propio hogar.