Como tú lo harías

Pedagogía de alto rendimiento en competencias y valores para la vida

La pandemia del Covid-19 ha disparado las vocaciones relacionadas con el ámbito sanitario. Muchos antiguos alumnos de Monaita - Mulhacén estudian el primer curso de Medicina en el curso 21/22

Comparte

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

MEDICINA, UNA CARRERA DE MODA PARA LOS ALUMNOS DE MONAITA – MULHACÉN

La pandemia del Covid-19 ha disparado las vocaciones relacionadas con el ámbito de la salud. Los sanitarios han tenido una actuación ejemplar durante esta larga temporada pandémica y esto también ha tenido reflejo en las aspiraciones profesionales de los alumnos del colegio, siendo muchos los antiguos alumnos de Monaita – Mulhacén que estudian el primer curso de Medicina este año.

Si Medicina ya era una de las carreras universitarias más demandadas, la pandemia del Covid-19 ha disparado las vocaciones relacionadas con el ámbito sanitario. El coronavirus ha despertado el interés de los estudiantes españoles por la salud. Hasta el punto que la demanda para cursar Medicina en las universidades públicas se ha disparado un 44% en un año.

Los sanitarios han tenido una actuación ejemplar durante esta larga temporada pandémica y esto también ha tenido reflejo en las aspiraciones profesionales de los ya antiguos alumnos de Monaita – Mulhacén.

El 20% de los alumnos del colegio del curso pasado está estudiando la carrera de Medicina en el curso actual. Un dato de una gran importancia, pues representa que los alumnos de Monaita – Mulhacén han alcanzado las notas necesarias en la PEvAU para poder encaminar su vida formativa hacia donde querían.

Ser médico: una vocación

Siempre se ha hablado de la necesaria vocación para ejercer la medicina con plenitud. La vocación entendida como médicos que se implican en los problemas personales y de enfermedad de los pacientes a su cargo.

Trabajar con vocación es un regalo que sitúa la vida profesional en el peldaño más alto de la satisfacción plena en el trabajo. Las personas que se dedican a lo que les apasiona, que pueden desarrollar sus talentos, los mejoran con creces y son más felices.

Ellos lo han conseguido #Alumniqueinspiran

Hace unos días quedamos con algunos de los antiguos alumnos de Monaita – Mulhacén que actualmente cursan el primer curso en la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada. Todos los alumnos de segundo de bachillerato del curso pasado que querían estudiar Medicina han conseguido entrar en esa carrera este curso. Hemos quedado con algunos de ellos en su Facultad para charlar sobre cómo están viviendo la vida universitaria y para recordar juntos algunas de sus vivencias durante sus años en el colegio.

El punto de encuentro fue la escultura que rinde homenaje al griego Hipócrates, considerado como el <<padre de la medicina>>

Manolo R.P. fue el primero en llegar a la cita y ya desde las primeras frases de la conversación descubrimos que aquel niño que comenzó su andadura en Monaita – Mulhacén a los 2 años, se ha convertido en un joven seguro de su vocación e ilusionado por seguir alcanzando el gran reto de convertirse en médico. Y aunque de momento no se decanta por ninguna especialidad en concreto porque “quedan muchos años de carrera”, reconoce que la cardiología le atrae con más fuerza.

Manolo R.P. , antiguo alumno de Monaita – Mulhacén, en la Facultad de Medicina de la UGR

«Las clases en la facultad son muy diferentes del colegio. No hay tiempo para resolver dudas, tienes que pedir una cita con cada profesor para resolverlas», nos cuenta Manolo R. al preguntarle sobre la atmósfera de las clases universitarias.

Como muchos de los antiguos alumnos de Monaita – Mulhacén, Manolo añora la figura del tutor «mis tutores me han ayudado a conseguir el reto de estudiar Medicina. Con ellos siempre he tenido la confianza de hablar sobre lo que me preocupaba y además de escucharme, aconsejarme y animarme, ellos me enseñaron a organizar el estudio y a luchar con optimismo hasta el final para conseguir el objetivo». Por eso, a los alumnos actuales del colegio les envía un mensaje claro «Confiad mucho en los tutores y pedidles consejo. Están para ayudaros».

«De todas las cosas que me he llevado en la mochila del cole, haber aprendido a organizar y planificar el estudio diario es algo que me ha servido desde el primer día en la facultad»

Manolo R.P.

La siguiente en llegar a la cita es Fan Fan Z., compañera de pupitre de Manolo en la universidad. Juntos están descubriendo este primer curso en la Facultad de Medicina y juntos recuerdan con añoranza aquellos años de educación personalizada.

La Alumni Fan Fan Z. junto a la escultura homenaje al <<padre de la medicina>>

«Echo de menos las clases más pequeñas, conocer a todas las personas, que mis compañeros se sepan mi nombre…» reflexiona al comparar la vida escolar con la universitaria. Y es que las aulas universitarias albergan alrededor de 100 personas: «entre las mascarillas y esa cantidad de gente, es difícil conocer a los compañeros y es muy difícil preguntar en clase. Para resolver las dudas es mejor escribir un mail al profesor y pedirle una cita, aunque la primera vez que llegas a un despacho impone».

Han pasado casi tres meses desde el comienzo de su vida universitaria y Fan Fan ya está totalmente adaptada a esta nueva andadura. Atrás queda aquel primer día universitario de tanta confusión. La Facultad de Medicina de la Universidad de Granada es un centro académico grande y singular y «es fácil perderse en las instalaciones, sobre todo el primer día»

«A través de Twitter en verano conocí a varios futuros alumnos de primero de Medicina, creamos un grupo de Wahtsapp y eso me ayudó a orientarme el primer día»

Fan Fan Zhu

Ya con la mirada puesta en los primeros exámenes, la Alumni agradece «la cultura del esfuerzo que hemos adquirido en el colegio porque aprovechamos mucho el día a día para avanzar y eso hace que no nos ahoguemos con tanto temario”.

Fan Fan da un pequeño consejo a quien esté pensando en estudiar Medicina: «no te centres tanto en lo que tienes justo en ese momento delante; a veces no tiene tanta importancia tener una nota regular en un examen. Hay que levantar la mirada y seguir trabajando mucho porque al final se consigue. Y elige bien en qué poner énfasis, en qué centrarte para preparar bien la EVAU».

Juan Carlos G. y Sheng K. son los últimos en incorporarse al encuentro y rápidamente se meten en la conversación. «Si algo me está sirviendo mucho es llevar el estudio al día. Eso sí, aquí no tengo el seguimiento de mis profesores y tutores. Ahora toca hacerlo por nosotros mismos. Ahora valoro muchísimo la atención personalizada con la que hemos crecido, la que nos ha llevado hasta aquí» reconoce Juan Carlos G..

Juan Carlos G., Alumni Attendis

«Quién tuviera un tutor aquí para charlar un rato y comentar lo que me preocupa…»

Juan Carlos G.
Zhen K., antiguo alumno de Monaita – Mulhacén, estudiante de primer curso de medicina en la Universidad de Granada

Sheng K. nos cuenta que «en la facultad puedes hasta no ir a clase y nadie te dice nada. Pero a nosotros nos encanta ir porque nos resulta más fácil estudiar luego y es a lo que estamos acostumbrados». Por eso agradece la presencialidad que se ha conseguido este curso a pesar de continuar en pandemia. «En las clases te mantienes muy atento porque no hay libros, tienes que tomar tus propios apuntes».

«¿Un consejo para los alumnos de mi colegio? No os preocupéis tanto por la nota sino por la constancia, porque lo de estudiar todos los días es para toda la vida».

Zhen K.

Entrar en Medicina, un sueño que comienza mucho años antes

Una alumna de Monaita compartió con su tutora hace años, una pequeña lista con ideas y recordatorios para perseguir su sueño de ser médico. Estudiaba cuarto de ESO por aquel entonces. La tenía pegada en la pared de su mesa de estudio y la leía con regularidad para no perder el rumbo. 

Aquí la dejamos por si sirve de inspiración:

  • ¿Qué me apasiona? ¡¡La Medicina!!
  • Lo tengo claro: voy a luchar.
  • Hay un camino seguro: el trabajo duro.
  • Con ser buena no será suficiente, trabajaré para mejorar día a día.
  • Motivación no me falta porque ¡es lo que quiero!
  • La perseverancia será mi compañera de viaje hacia el éxito.
  • Si me caigo, me levantaré ¡tantas veces como sea necesario!
  • Porque no estoy sola. Mis profes me apoyan. Mis padres también.
  •  Construiré mi sueño con esfuerzo, tiempo e ilusión. 
  • ¡Nos vemos en la Facultad de Medicina!

A todos los que habéis cumplido el sueño de estudiar Medicina ¡¡Enhorabuena!!

A los que lo estáis construyendo ¡¡os seguiremos acompañando para que lo consigáis!!

Seguir leyendo