Como tú lo harías

Pedagogía de alto rendimiento en competencias y valores para la vida

El tema de la obediencia infantil despierta mucho interés en las familias con hijos pequeños. Madres y padres se suelen quejar de que sus hijos no les hacen caso. Sin embargo, obedecer a la primera no es tan positivo como creemos.

Comparte

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La obediencia infantil

El tema de la obediencia infantil despierta mucho interés en las familias con hijos pequeños. Madres y padres se suelen quejar de que sus hijos no les hacen caso. Sin embargo, obedecer a la primera no es tan positivo como creemos.

Educar a los hijos en la sociedad actual requiere herramientas diferentes de las que usaron nuestros padres. Sin embargo, el tema de la obediencia infantil sigue despertando mucho interés en las familias con hijos pequeños.

Las madres y los padres tienen un gran interés en la educación de sus hijos pero poco tiempo en el día a día. Además, las familias desean llevar a sus hijos a actividades extraescolares, preocuparse de sus cosas, seguir una dieta equilibrada en casa… y llegar a todo se hace cuesta arriba en determinadas ocasiones. Quizás por eso, cuando los pequeños no obedecen a la primera falta paciencia, algo normal con el estilo de vida actual.

Al terminar la jornada de trabajo, los padres quieren:  

  • practicar algo de deporte, 
  • preparar el mejor disfraz para la actuación escolar, 
  • que todo se quede ordenado después de jugar,
  • cocinar una cena saludable sin repetir menú, 
  • leer un cuento antes de dormir
  • y ¡que obedezcan a la primera!

Pero con el cansancio de la jornada, es frecuente que no quede ni capacidad, ni fuerza de voluntad, ni autocontrol ¡ni paciencia! Y entonces se tira de los gritos, de los enfados, de los castigos…

El juego, imprescindible para educar en positivo

Aprender a gestionar las emociones es una tarea de adultos y niños. Los padres deben quitarse la toxicidad de la calle cuando entran en casa, merece la pena. Solo así, los momentos de desobediencia infantil tan normales en una familia con hijos pequeños, se pueden convertir en ocasiones de educar en positivo.

El juego es imprescindible para educar en positivo. Se trata de un gran aliado para conseguir grandes retos en la educación, pero en general nos falta cultura de juego. Muchas veces por falta de creatividad y otras porque pensamos que jugar es ser irresponsables porque lo que toca es cumplir una norma… llegamos a pensar que jugar no es educar. Un error.

Tips para trabajar la obediencia en casa

No hay fórmulas mágicas. Cada familia tiene su propia caja de herramientas para trabajar la obediencia en casa. Pero os sugerimos algunos tips por si os ayudan u os inspiran:

  • No tengas miedo a negociar con los hijos. A veces, una pequeña cesión puede ser decisiva para conseguir grandes resultados.
  • Demuestra tu amor por ellos más allá de decirles ¡te quiero!. Una mirada, un «qué bien has hecho esto» o cualquier otra expresión de cariño.
  • Establece límites claros. A veces los pequeños desobedecen porque no tienen claro qué hacer.
  • No grites. Es posible que tengas que repetir los límites muchas veces, pero trata de no gritar.
  • Pon castigos acordes a lo que han hecho. Como dice el refranero español, sin «matar moscas a cañonazos».
  • Sé su «influencer«. El ejemplo arrastra más que las palabras.

Si quieres profundizar un poco más sobre este tema, escucha a Marta Campos -subdirectora de Primaria- en este capítulo sobre Obediencia Infantil del espacio semanal «Educando Aquí y Ahora. Consejos para Padres con Ganas de Hacerlo Bien» de Cope Granada.

Así trabajamos en Monaita – Mulhacén

En Monaita – Mulhacén lo tenemos claro: buscar cada día, en cada clase, con cada alumno, un equilibrio perfecto entre exigencia y cariño… 

Y es que somos un colegio de familias y por eso padres y profesores vamos de la mano. ¡¡Ese es nuestro secreto!!

En las tutorías con las familias vamos poniendo planes de acción consensuados para sacar lo mejor de cada alumno. La educación personalizada es la clave del proyecto educativo de los colegios Attendis.

Seguir leyendo