Como tú lo harías

Pedagogía de alto rendimiento en competencias y valores para la vida

Comparte

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Cómo mejorar la capacidad de oratoria 

La oratoria es el arte de la comunicación clara y objetiva con el público, teniendo en cuenta un adecuado lenguaje verbal y corporal. 

La oratoria es el arte de la comunicación clara.

Comunicación face to face detrás de la pantalla

En estos días de confinamiento, los alumnos están inmersos en un amplio entorno digital (Ipads, tablets, ordenadores, apps, móviles, televisión, etc.), en el que las posibilidades de comunicación externa se ven limitadas. Pero esta situación, no significa que no puedan favorecer y desarrollar las habilidades de comunicación que implica una adecuada capacidad de escucha, de expresión oral y escrita, de expresión corporal, entonación, indumentaria adecuada, etc. 

¡Prueba y verás!

Los alumnos de 5º de EPO han realizado un ejercicio práctico que ha consistido en una presentación oral a través de un vídeo sobre un tema particular que tienen que argumentar. Este trabajo les ha permitido en primer lugar realizar un ejercicio de reflexión e indagación sobre el tema que van a trabajar, y una preparación previa para la exposición oral.  

¿Cómo mejorar tu oratoria?

Es un error considerar que una persona es un buen comunicador sólo por el hecho de tener una gran habilidad para interactuar y comunicarse con las personas. Es importante considerar además del lenguaje y la expresión oral, el tener un amplio conocimiento de la idea que se quiere transmitir. 

Tips para lograr una “comunicación eficaz”

  • La voz: Un buen comunicador debe tener una voz clara, limpia, cálida, con una intensidad adecuada. Existen técnicas para mejorar la calidad de la voz con una buena práctica. 
  • La respiración: en ocasiones, el miedo nos puede jugar una mala pasada y estas complicaciones se pueden solucionar con una adecuada respiración. La más aconsejada durante la comunicación, es la respiración diafragmática, que nos permite hablar con mayor claridad y supone un menor esfuerzo para la garganta.
  • La articulación: intenta practicar en casa con ejercicios de articulación, que te permita una buena pronunciación de las palabras de forma que el oyente pueda recibir el mensaje con claridad y atención. En ocasiones una mala pronunciación o una pronunciación acelerada, impide que el mensaje se transmita con claridad. 
  • Fijación de la voz: durante la exposición procura fijar la voz sin miedo, sin temblor, para que el sonido sea limpio. Esta fijación de la voz te dará seguridad durante la exposición oral. 
  • La velocidad: es importante mantener una velocidad adecuada durante el discurso en función del público al que nos dirigimos. Si la exposición se realiza ante un público extenso, es recomendable realizar una exposición más pausada y al contrario, si es un público reducido, la intervención del orador podría ser más rápida. 
  • Las pausas y silencios: las pausas son un gran aliado para respirar y cambiar de idea, continuar con otro párrafo del discurso que tenemos preparado, para captar la atención del público y recalcar una idea, nos permite centrarnos en lo que queremos decir a continuación. Es importante realizar pausas y silencios durante el discurso así como preguntar a los asistentes alguna cuestión sobre el tema que se está tratando. 

Interactúa con tus oyentes 

Durante una presentación pública es interesante interactuar con el público. Es importante conocer a los oyentes, esto nos va a permitir reducir el grado de nerviosismo que se pueda tener antes y durante la exposición. En la mayoría de las ocasiones, el orador tiene una idea previa para su discurso pero una vez interactúa con su público puede ver la necesidad de modificarlo. El conocer bien al público te puede ayudar a estructurar y planificar bien el mensaje que quieres transmitir y cómo hacerlo de forma adecuada. 

Apóyate en herramientas digitales y recursos audiovisuales

En estas semanas de confinamiento podemos experimentar y hacer uso de una gran variedad de herramientas digitales que nos pueden ayudar en una comunicación eficaz. Hoy en día, disponemos de recursos audiovisuales muy diversos como son los videos, audios, imágenes, etc. Estos elementos sirven de apoyo al orador sobretodo para seguir la exposición y no caer en el olvido, pero no se deben utilizar para leer el discurso que tenemos preparado a lo largo de toda la exposición. 

Sé tú mismo 

El desarrollo de una buena oratoria es fundamental para un profesional pero también lo es para uno mismo. La experiencia y la práctica te van a permitir mejorar tus habilidades de comunicación, pero esta mejora no se produce de forma natural sino que es fruto una capacitación continuada. Es cierto que en el ámbito profesional, en diversos sectores es imprescindible ser un buen orador pero en la vida diaria, en el ámbito personal, también es muy importante saber comunicarse con otras personas, ser tú mismo y sobretodo saber escuchar. 

Seguir leyendo