Como tú lo harías

Pedagogía de alto rendimiento en competencias y valores para la vida

Comparte

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Cómo es un aula IB. Entrevista a Álvaro Camacho, Coordinador PEP en Puertoblanco-Montecalpe

Álvaro Camacho García subdirector de Educación Primaria de Montecalpe y antiguo alumno de Sierra Blanca-El Romeral inició su aventura profesional en el mundo de la educación en el colegio El Redín (centro de Fomento en Pamplona). Tras unos años en Altasierra, donde ha vivido de primera mano el proceso de transformación de este centro en Colegio del Mundo IB; llega a Puertoblanco-Montecalpe para hacer realidad el Programa de la Escuela Primaria del Bachillerato Internacional* junto a Leticia de Bedoya. Ambos son los Coordinadores PEP.

Para situarnos brevemente ¿qué es y qué persigue el Programa de la Escuela Primaria (PEP) del Bachillerato Internacional (IB)?

El PEP es el primero de los programas del Bachillerato Internacional y está dirigido a alumnos desde los 3 hasta los 12 años.

Se trata de un nuevo marco curricular donde el alumno se sitúa en el centro del aprendizaje. El Programa de Escuela Primaria ayuda a nuestros alumnos a transformarse en auténticos aprendices activos y solidarios durante toda su vida. El PEP pretende que los alumnos no se limiten a aprender conocimientos, sino que comprendan conceptos, desarrollen habilidades, piensen en actitudes y pasen a la acción. 

Si algo provoca curiosidad a los que estamos conociendo el Bachillerato Internacional, es saber cómo se desarrolla esta metodología en el aula ¿Qué rasgos principales destacas de una clase IB comparada con una clase “tradicional”?

El principal rasgo que destacaría es que las clases se han convertido en sesiones más divertidas para los alumnos. Esta es la primera impresión que se evidencia cuando se visita un aula IB. Se observan alumnos más participativos, involucrados en el aprendizaje y disfrutando de la reflexión e indagación de los conceptos; que son el corazón del PEP. Así mismo la decoración del aula es parte ‘viva’ del desarrollo de las clases.

Desde un punto de vista más concreto, podríamos resumir que las clases pasan a estar más enfocadas a la comprensión de los alumnos y no a la memorización; como puede ocurrir en una clase con metodología más tradicional.

Esto no sólo hace que el aprendizaje sea más significativo, sino que también lo hace más interesante. El programa permite una gran creatividad y la posibilidad de elegir la forma de abordar los problemas. Esto ayuda a fomentar la confianza y la independencia y anima a los alumnos a pensar de forma crítica. Los alumnos del PEP aprenden a comprender los puntos de vista de otras personas y adquieren una mentalidad abierta e internacional.

El desarrollo de una clase IB podría resumirse, a grandes rasgos, como: reflexión + indagación + metacognición. 

En un aula IB las clases están más enfocadas a la comprensión

Nos hablas de transformación del proceso de aprendizaje, ¿el colegio físicamente se transforma también?

Efectivamente. El colegio ya está experimentando una transformación en sus instalaciones. Contaremos en las próximas semanas con dos nuevas bibliotecas, una en cada sede. La biblioteca pasa a convertirse en el corazón del Programa. 

En el segundo trimestre se pondrá en marcha el Lab Experience. Se trata de un aula donde los alumnos dispondrán de materiales y recursos para la realización de actividades manipulativas donde puedan impulsar su creatividad y visión espacial. Será un lugar donde poder materializar las ideas y proyectos que surgen fruto de su proceso de indagación de la mano de sus profesores, sus guías en el aprendizaje. 

Así mismo se está renovando mobiliario de las aulas, espacios visuales y recursos tecnológicos, esto facilita una disposición más dinámica para trabajar en equipo, hacer presentaciones,…

Para un alumno del Programa de la Escuela Primaria ¿cómo es una jornada en el colegio?

¡Es una pregunta muy buena! La jornada de un alumno comienza con la normalidad habitual de un Colegio. A medida que el profesor introduce la reflexión y comienza el proceso de indagación es frecuente ver alumnos en los pasillos sentados en asamblea, otros colocando sus trabajos y evidencias en las paredes, indagaciones al aire libre en los jardines del colegio o incluso, ¡realizando pinturas rupestres! Sin ir más lejos, no hace demasiadas semanas, un grupo de ‘pequeños trogloditas’ de PEP 5 (totalmente equipados) ‘asaltaron’ mi despacho en búsqueda de fósiles y otros objetos relacionados con la prehistoria. Es habitual escuchar risas y la emoción en el proceso de aprendizaje se palpa en cada rincón.

El objetivo es que los alumnos conecten sus conocimientos con el mundo real y el aprendizaje transcienda, que encuentren sentido, que sea significativo. Siempre respetando los contenidos curriculares previstos por la Junta de Andalucía. 

Como docentes, es toda una satisfacción corroborar cómo el aprendizaje no está reñido con la experimentación y manipulación. ¡Estamos realmente contentos por nuestros alumnos y por los éxitos que vamos cosechando!

En un aula IB, los alumnos se muestran más participativos e involucrados en el proceso de aprendizaje

Has experimentado la transformación de un colegio en Colegio del Mundo IB ¿qué destacarías de la evolución que han experimentado los alumnos?

He podido comprobar cómo se va cumpliendo la misión del Bachillerato Internacional que cito textualmente: “El Bachillerato Internacional tiene como meta formar jóvenes solidarios, informados y ávidos de conocimiento, capaces de contribuir a crear un mundo mejor y más pacífico, en el marco del entendimiento mutuo y el respeto intercultural”. 

Tenemos delante a los hombres y mujeres del mañana. Hombres y mujeres que, como todos los padres queremos para nuestros hijos, se están formando para ser mejores personas, preparados profesionalmente y capaces de contribuir a un mundo mejor.

La clave está en que no sólo se logra una excelencia académica si no que también, potenciamos todos esos aspectos formativos que siempre han estado presentes en el ADN de Attendis y del colegio.

Además, el PEP se adapta a todos los tipos de alumnos: niños con personalidades y antecedentes muy diferentes prosperan de modo muy exitoso en el programa. 

Aunque el programa está muy bien estructurado a través del plan de estudios escrito, enseñado y evaluado, los profesores permiten a los alumnos explorar, investigar y así ampliar sus indagaciones. 

Los alumnos con dificultades de aprendizaje llegan a encontrar a través de los elementos del programa auténticos retos atractivos para ellos y eso les motiva a seguir aprendiendo y profundizar.

¿Algún mensaje para la comunidad educativa de Puertoblanco-Montecalpe?

¡Por supuesto! El primer mensaje es: Gracias. 

Gracias por la acogida que estamos teniendo mi familia y yo en el Colegio Puertoblanco-Montecalpe por parte de todos los profesores y profesoras, de las familias y del resto compañeros del Comité Directivo de ambas sedes. Quiero agradecérselo especialmente a mi compañera Leticia de Bedoya, Coordinadora PEP de Puertoblanco, con la que estoy trabajando mano a mano en la implementación del PEP.

En segundo lugar, me gustaría hablar del equipo. Es verdad que en Puertoblanco-Montecalpe formamos un gran equipo y este reto que tenemos por delante está siendo, sin duda, una gran oportunidad de crecer personal y profesionalmente todos; así como cohesionarnos aún más. Y tenemos el mejor equipo: padres, profesores y alumnos. Nuestros tres luceros del escudo de Attendis, que son nuestra auténtica seña de identidad.

¡Gracias a todos!

*Somos centros solicitantes del Programa de la Escuela Primaria del Bachillerato Internacional

Seguir leyendo