Como tú lo harías

Pedagogía de alto rendimiento en competencias y valores para la vida

Comparte

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Virginia Llena se gradúa del IB tras su paso por los Colegios del Mundo Unido en Maastricht

La alumna de Altaduna-Saladares visitó el colegio para contarnos su experiencia durante los dos cursos que ha estudiado en Países Bajos gracias a una beca de la Fundación Eduarda Justo
La alumna de Altaduna-Saladares Virginia Llena visitó hace unos días nuestro colegio para contarnos su experiencia en UWC

El pasado 22 de mayo, nuestra alumna Virginia Llena Velarde se graduó en Maastricht del Bachillerato Internacional (IB) tras haber cursado los dos últimos años en uno de los Colegios del Mundo Unido (United World College). Una experiencia única que ha vivido gracias a una beca de la Fundación Eduarda Justo y que nos ha contado con motivo de su visita a nuestro cole.

¿Cómo conociste los Colegios del Mundo Unido y qué te llevó a solicitar estudiar allí?

Conocí los UWC a través de mi hermana quien asistió a uno de los campamentos de verano que se organizan en España: ActionxChange. La misión de los Colegios del Mundo Unido es “hacer de la educación una fuerza para unir a personas, naciones y culturas en pro de la paz y un futuro sostenible». Kurt Hahn fundó estos colegios con el propósito de unir a jóvenes de diferentes países para que sirvieran como abanderados de la paz a través de una educación basada en el aprendizaje, la colaboración y el entendimiento compartidos.

¿Cómo fue el proceso de selección y cómo lo preparaste?

El proceso de selección en el caso de Almería tenía cuatro fases que se iban superando una a una. En primer lugar, una solicitud online donde se requerían mis datos académicos, actividades extracurriculares, idiomas y una serie de preguntas para descubrir el lado humano del candidato. Algunas de las preguntas iban enfocadas a la implicación social. Una entrevista personal en Almería con el patronato de la Fundación Eduarda Justo y representantes del Comité Nacional de los Colegios del Mundo Unido. Desde que superé la segunda fase hasta llegar a la tercera, transcurrieron tan solo dos semanas, durante las cuales tuve que desarrollar un proyecto social para presentarlo en Madrid.

La tercera fase consistió en una serie de pruebas en Madrid de cultura general, test psicológicos, dinámica de grupos, presentación y defensa del proyecto social y una entrevista personal. La fase final consistió en una entrevista con representantes del Comité Español de los Colegios del Mundo Unido así como de aquellas fundaciones u organizaciones que patrocinaban las becas.

Valores de la comunidad IB

¿Qué cualidades o habilidades que desarrollaras en Altaduna-Saladares crees que te sirvieron para ser seleccionada?

Durante el proceso de selección hubo varios detalles que llamaron la atención de mis entrevistadores. Por ejemplo, el servicio a mi comunidad educativa a través de la figura de ‘Jefa de Día’, el formar parte del consejo de curso y la labor que éste desempeña, los proyectos en los que fui seleccionada durante los cursos en Altaduna-Saladares, como Estalmat, Proyecto Investiga I+D+i, los Campus Científicos de Verano, el Campamento tecnológico… Todo ello ha sido posible gracias al estímulo y apoyo de mis profesoras y tutoras.

Por otro lado, en Altaduna-Saladares pude llevar a cabo distintas actividades de voluntariado y actividades extracurriculares que ahora que estoy estudiando el IB veo que son una parte importante para la educación integral de una persona. 

¿En qué, a grandes rasgos, difiere la metodología de aprendizaje del método español?

Para empezar, el Bachillerato no está dividido en ciencias y letras sino que hay seis grupos distintos de los que hay que elegir asignaturas, tres de ellas en nivel superior y las otras tres en nivel estándar. Personalmente, conozco más los rasgos de las ciencias. Por ejemplo, durante los dos cursos deben de hacerse 40 horas de laboratorio. Además, en cada asignatura se debe de hacer un proyecto de investigación.

El IB ofrece un modelo basado en la cooperación entre los estudiantes para una construcción conjunta del conocimiento. Esto se lleva a cabo a través de la interacción de estos elementos:

  • La indagación, para trabajar la capacidad de investigación y estimular la curiosidad.
  • La acción, se aprende haciendo.
  • El pensamiento reflexivo sobre el proceso y su resultado, fomentando la creatividad y las habilidades de comprensión profunda, para analizar, transferir y aplicar lo aprendido.
Precisamente, Altaduna-Saladares comienza el curso que viene a impartir el Programa de la Escuela Primaria PEP) del IB. Por tu experiencia, ¿qué supondrá para los alumnos?

Desarrollará en los estudiantes un compromiso por la investigación dándoles la oportunidad de ser más indagadores, teniendo una visión más crítica y global del conocimiento. Todo lo que se aprende en clase se puede aplicar a situaciones cercanas al estudiante. Además, los proyectos de investigación permitirán a los estudiantes dirigir su propio aprendizaje. En estos trabajos no solo se mira al contenido y el análisis de la información sino que también hay un apartado para la autoevaluación y autorreflexión  que suele ser el más importante.

Así mismo, el IB está muy reconocido a nivel internacional, lo que facilitará a los estudiantes el acceso a las mejores universidades del mundo.

¿Qué valores del IB has encontrado similares a los que ya desarrollabas en Altaduna-Saladares?
  • Espíritu abierto y crítico
  • Educación para la paz
  • Responsabilidad personal e integridad
  • Respeto mutuo 
  • Espíritu de servicio 
  • Respeto por el medio ambiente
Virginia Llena con compañeras de distintos países que han cursado junto a ella el IB en el UWC de Maastricht

Compromiso social

¿Qué peso ha tenido en tu aprendizaje el compromiso social?

La verdad es que tiene un gran peso, por ejemplo en mi colegio hay un programa para jóvenes emprendedores sociales (Youth Social Entrepreneurship), donde tuvimos que desarrollar un proyecto que beneficie a la comunidad en distintas áreas. Yo me enfoqué en la educación y aporté mi experiencia vivida del trabajo cooperativo en Altaduna-Saladares. Además, en el IB se requieren actividades CAS de servicio a la comunidad (apoyo en escuelas locales, trabajo con niños con discapacidad intelectual, tercera edad, primeros auxilios, mantenimiento de granja de animales, etc.). Este año he hecho el curso de primeros auxilios y otro de rescate en caso de incendio. 

¿Cuáles son tus planes en un futuro próximo?

Ya he aplicado a varias universidades de Estados Unidos, del Reino Unido y de Europa. A día de hoy, me han hecho dos ofertas, una para estudiar Ingeniería Aeroespacial en la Universidad de Bristol, y la otra para estudiar en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Purdue (Indiana) y tengo otras opciones. En función de las respectivas becas, elegiré la universidad a la que iré el próximo curso. Me gustaría estudiar ingeniería aeroespacial y contribuir al gran reto de la basura espacial entre otros. 

Por último, una curiosidad…, ¿cómo habéis vivido en UWC la noticia de que la princesa de España irá el año que viene a uno? 

Personalmente, ha sido una gran alegría que desee formar parte de los Colegios del Mundo Unido y espero que disfrute muchísimo con esta experiencia. El hecho de que incluso la princesa Leonor elija estos colegios demuestra el prestigio de estudiar en UWC.

Además, me gustaría darle las gracias a la fundación Eduarda Justo por haber apostado y confiado en mí dándome la oportunidad de vivir esta magnífica experiencia a la vez que desarrollar todo mi potencial tanto a nivel académico como en lo personal.

Seguir leyendo