Colegio

Noticias

28 ENE

Gracia López- Cerón, la “seño” que dejó poso en los corazones 

Una vida de entrega a las familias, en sus más de 30 años de labor docente en los colegios de Attendis

El pasado 25 de enero falleció en Huelva Gracia López-Cerón, profesora del colegio Tierrallana (Huelva) desde sus inicios, y con más de 20 años de docencia en el colegio Puertoblanco (Campo de Gibraltar). La comunidad educativa de Attendis, familias, profesorado, alumnos y personal de los colegios la recuerdan con una eterna sonrisa, siempre dispuesta a ayudar a los demás y a formar con dosis de cariño y exigencia a sus alumnas. 

Gracia, con sus alumnas de 6º de Primaria

Con sus alumnas de 6º de Educación Primaria de Tierrallana, en el curso 2013/124. 

Diplomada en Magisterio de Primaria con la especialidad de Educación Física, la vida de Gracia ha sido todo un ejemplo de superación y constancia, valores del deporte que supo contagiar a los demás con todo lo que hacía, como la sonrisa que le caracterizaba.

Fue una “seño” ejemplar, tanto para sus alumnas como para sus compañeras de profesión y familias. Hizo de su vida una continua siembra de  alegría, al mismo tiempo que formaba día a día generaciones de mujeres íntegras, en lo humano y espiritual, y en lo académico y  lo profesional.  

Con sus compañeras del colegio Tierrallana, docentes de Educación Primaria

Con sus compañeras y profesoras de Educación Primaria de Tierrallana. 

Desde que se comunicó su fallecimiento, no han parado de llegar al colegio y su familia condolencias y palabras de cariño y admiración. Como las de Clara: Tú me enseñaste a amar el baloncesto y el deporte, me enseñaste a tocar la guitarra. Sobre todo me enseñaste a vivir con una sonrisa, como la que tú tenías siempre. No te voy a olvidar nunca”.

Mª Carmen recuerda el día a día con Gracia:Esos concursos de catequesis que todas teníamos, cuando sacabas caramelos de tu bolso y nos los empezabas a tirar; Cuando nos mirabas por encima de tus gafas, cuando en gimnasia nos cogías por la parte de detrás del pantalón para ayudarnos con el potro... Nos ha dejado hoy una de las personas que puedo asegurar ha tenido la mayor influencia en la vida de todas las de 1 de Bachillerato

Y Guadalupe, profesora y compañera. “Me quedo con su ejemplo de vida y su preocupación permanente por los demás. Te vamos a echar mucho de menos seño.  Ya no tocarás a la puerta de mi clase, ni gastarás bromas a nuestras niñas, pero siempre vas a estar en nuestro recuerdo y en nuestro corazón”.

Y Maribel la recuerda como “una de esas personas que cuentan con el don de dejar huella en el corazón de aquellas que la conocen”.

Desde Attendis la recordamos también con cariño y agradecimiento, y sabemos que sigue ayudando en la formidable tarea de formar personas cristianas, que serán las mejores profesionales del s. XXI.  

Gracias Gracia.  

Carta de una antigua alumna de Tierrallana, Belén Muriel Pastor

Siento gran admiración por las personas que tienen vocación de profesores. Creo que la paciencia y la dedicación que se requieren son dos virtudes que necesitan sacarse del fondo del alma, con mucha más intensidad que para cualquier otra profesión. Creo que es la mejor manera de llevar a cabo eso que decía San Josemaría  “Que tu vida no sea una vida estéril. —Sé útil. —Deja poso.” Creo que precisamente tú has sembrado mucho más en nosotras de lo que tú misma podrías haberte imaginado. Lo que hoy somos las cuatro generaciones que estamos ya con nuestros futuros en marcha es, en gran parte, gracias a ti. Y eso no lo creo, de eso no me cabe la menor duda.

 Hoy, que ya no estás con nosotras, en un día soleado en pleno invierno, como tú eras; todas estamos recordando ese “Cómete los garbanzos que tienen vitamina D” (Porque TODO lo que no quisieras comerte tenía vitamina D) “La cuchara a la boca, no la boca a la cuchara”, el sonido de las hojas de los cuadernos cuando los arrancabas porque estaban mal, creabas auténtico terror en las aulas, y teníamos que repetir todo el trabajo. Nos has enseñado a luchar, como has demostrado hasta tu último minuto “Con diez cañones por banda, viento en popa a toda vela”, y ser ese velero bergantín. El valor de la autoexigencia, de que todo aquello que hagas debías hacerlo bien o si no mejor no hacerlo, el respeto a los demás, la consistencia del cariño, que trabajando en lo pequeño eres capaz de conseguir lo grande. A perder la vergüenza y a divertirnos, creo que cualquier evento del cole se amenizaba cuando cogías el micrófono y te ponías a cantar, a obligar a la gente a cantar, a tocar la guitarra, a animar…

A coser, ¡También nos enseñaste a coser cuando llevábamos la bastilla descosida!, a hacer las cosas por nosotras mismas, a ser consecuentes con nuestros actos, a pedir perdón y a dar las gracias.

Y las gracias es lo que debemos darte a ti, aunque toda la vida no nos baste para devolverte las horas que empleaste en cada una de nosotras durante nuestra niñez. Gracias Gracia, por no conformarte con hacernos buenas alumnas, si no excelentes personas, por dejarnos ese poso en cada una de nosotras que son base de todos nuestros principios.

Tus antiguas alumnas de Tierrallana, que siempre seremos tus niñas.

(Publicada el 28 de enero, en el periódico Huelva Información)

Loading